sábado, 2 de febrero de 2013

Jorge Racca: El brillo de una apuesta argentina


Espectacular entrada a canasta
con el Gran Canaria (Efe).
La ‘sentencia Bosman’ empezó a aplicarse en la Liga ACB en 1996, pero tímidamente. Entonces, los clubs eran bastante reticentes a mirar a Europa o a jugadores que, no siendo comunitarios de nacimiento, sí tuviesen el pasaporte. Uno de esos ‘pioneros’ que sí apostaron –y acertaron- fue el Gran Canaria, que en 1998 se hizo con un enorme tirador: Jorge Racca, un argentino cuyos ancestros italianos le permitían no ocupar plaza de extranjero. Los altibajos de su carrera no deben ocultar su buena aportación al baloncesto nacional. Cumplía bien el tópico de argentino competitivo al máximo.


Quizás sea algo injusto catalogar a Racca de simple tirador, porque realmente estaba capacitado para anotar de más maneras. Era rápido y fino, muy valiente en las penetraciones. El Gran Canaria ya digo que fue el que muy correctamente apostó por él, que seguro que se habrá arrepentido mil veces de no haber nacido tres o cuatro años más tarde: por muy poco pertenece a la generación inmediatamente anterior a la ‘dorada’ de su país Se asomó por la selección y llegó a obtener algún título (el oro en los Panamericanos del 95, participando además en Atlanta-96), pero no estuvo en los grandes éxitos posteriores de los Ginobili, Oberto y compañía.
Con el Breogán.

Las dos temporadas en Las Palmas fueron brillantes, y ascendentes en su rendimiento: 12,6 puntos la primera y 16,6 la segunda. “El recuerdo que tengo es el mejor, fui recibido de la mejor manera posible en Gran Canaria, una gente espléndida. Tuvieron mucha paciencia conmigo hasta mi adaptación, cosa que siempre estaré agradecido. Conseguimos objetivos que después de de muchos años siguen siendo los mismos y muy importantes para un club que está consolidado en la ACB”.

Luego, tras un paso fugaz por Grecia, tuvo más experiencias españolas. Su segundo equipo ACB fue el Breogán, con un importante salto de nuevo entre su primera temporada, la 2002-03 (7,7 puntos) y la siguiente (16,4). Sus últimas canastas españolas fueron en la 2004-05 en Tenerife (11,4). “Tuve interrupciones por cuestiones personales que al final perjudicaron mi ritmo de juego y entrenamiento. En línea general fue una experiencia sumamente positiva y enriquecedora el salto a Europa. España me ha hecho sentir como en casa”, analiza.

Imagen reciente.
Y tanto. “Me dedico al negocio de hostelería y actividades agrícolas en mi país y cada tanto viajo a España a visitar a mi familia y trabajar en ese sector. Me gusta Coruña y Galicia en general y me gustaría pasar una temporada viviendo en Gran Canaria en el futuro”, cuenta. Está alejado por el momento del baloncesto, aunque seguro que no se le ha olvidado tirar. Según dice, hace natación a menudo.

Promediar 12,9 puntos en la ACB en una época en la ya nadie jugaba los 40 minutos (él promedió 28) está muy bien, sobre todo con un 43% en triples.



3 comentarios:

  1. Que jugador crack no se por que no jugo mucho en la selección argentina que lastima

    ResponderEliminar
  2. Yo tenía 8 años cuando me autografió una gorra junto a otros grandes (creo que monteccia, victoriano, leo gutierres). En la época que olimpia ganó la liga, el Sudamericano y jgo la Intercontinental..

    ResponderEliminar
  3. Yo tenía 8 años cuando me autografió una gorra junto a otros grandes (creo que monteccia, victoriano, leo gutierres). En la época que olimpia ganó la liga, el Sudamericano y jgo la Intercontinental..

    ResponderEliminar