domingo, 6 de enero de 2013

Javier Abadía: El fallecido 'Tato', ¿primer base alto español?


Defendiendo a Quim Costa con el
Cacaolat Granollers (Gigantes).
Me da la impresión de que la muerte de Javier 'Tato' Abadía pasó algo inadvertida en su momento, el 3 de mayo de 1999. Ya llevaba un tiempo retirado, pero fue un hombre que también tuvo su significación en el baloncesto español. Desde aquí le quería rendir hoy un pequeño homenaje.

Abadía estuvo en cuatro equipos fundamentalmente: Joventut, Breogán, Cacaolat Granollers y Claret Las Palmas, uno de esos jugadores a caballo entre la antigua Liga Nacional y la ACB. De hecho, no llega a contabilizar que jugase ningún partido ACB con el club de Badalona, en el que se formó. Debutó en 1977 y hasta 1983 no empieza a correr el nuevo formato. Pero sí puede haber sentido campeón: lo consiguió en 1978 como verdinegro, un momento me imagino que muy especial en su carrera al lado de Moka Slavnic, José María Margall o Luis Miguel Santillana. Antonio Serra era el etnrenador. También estaba en la también mítica Copa Korac de 1981 ante el Carrera de Venecia (con Joe Galvin, Sagi Vela y jóvenes como Jordi Villacampa y un 'tal' Manel Comas en el banquillo).

'Tato' (no confundir con el futbolista del Logroñés, claro) nació en Figueres, pero era de Llançá (Girona), donde se estrelló fatalmente con su moto, en Llançá. Tenía 40 años. Recuerdo haber estado por allí de niño (la mía, como buena familia extremeña, tiene inmigrantes en Cataluña). Muy muy cerca de Francia.

Cromo de la temporada 85-86, con el Claret.
No recuerdo haberle visto jugar, pero lo principal que llama la atención de su trayectoria es su altura y posición. 1,94 y base. ¿Estabamos ante el primer director de juego español de ese tamaño, antes que José Antonio Montero, por ejemplo? Quizás. Tras salir del Joventut, completó una carrera profesional de 72 partidos ACB en Lugo, Las Palmas y Granollers (4,9 puntos en 72 partidos en total). También anduvo en Primera B en el Obradoiro.

Un buen amigo de este blog, Ángel Heredero (sobre el que ya escribimos en su momento) coincidió con él en el Cacaolat. "Le gustaba que le llamasen 'Tato'. Era un tio fenomenal, siempre hacía equipo", recuerda. "Tenía muy buena técnica, muy buen tiro exterior. Fue uno de los primeros bases altos salidos de la Penya. Jugaba poco, tenía delante a Creus (por lo que era difícil jugar). Chus Codina solo confiaba en Joan. Hace dos años coincidi con un familiar suyo y me comentó que le siguen echando de menos", añade.

En fin. Descansa en paz, 'Tato'. Ya ves que hay gente por aquí que no te olvida.

ACTUALIZACIÓN: Os dejo con una foto que me han pasado hoy de este interesante blog en la que aparece él con el Joventut campeón. Es el de abajo a la derecha con el número 6.


2 comentarios:

  1. Gran amigo, acabo su carrera en el Grifeu de llança, el equipo de su pueblo

    ResponderEliminar
  2. Éramos buenos amigos con Tato y su muerte fue un duro golpe para los que lo conocíamos bien.

    ResponderEliminar