sábado, 22 de diciembre de 2012

Greg Foster: Temporero en Lugo y fijo en la NBA


Campeón con los Lakers en el 2001.
He de confesar que me encantan las historias de los jugadores que en España han pasado más o menos inadvertidos y que luego en la NBA se han hecho fijos. El ejemplo más claro os lo puse hace ya hace algún tiempo con Bo Outlaw, pero hay algunos más. El que hoy os traigo es el de Greg Foster. Sí, señores, "ese" Greg Foster, el que vimos en tres finales de la NBA repartiendo estopa y ganando una de ellas, la del 2001, con los Lakers de Shaq y Kobe.

Foster, salta la noticia, jugó siete partidos en el Breogán de la temporada 89-90. Después, hasta su retirada en el 2003, estuvo siempre en la NBA, con la única excepción de la campaña 93-94 con el Papagu griego. En casi ninguno de sus múltiples equipos de la NBA (nueve, nada menos) fue realmente importante, con un 'pico' de 18,5 minutos en la 97-98 con Utah Jazz. Pero ahí lo tenéis, 656 partidos en total y 12 minutos de promedio (3,5 puntos y 2,3 rebotes).

¿Cómo fue que acabó en España en 1990, durante la parte final de la campaña? Era una operación que sucedía a veces: un jugador terminaba la temporada en su universidad y, a la espera del 'draft', se estrenaba en el profesionalismo en algún conjunto europeo necesitado. Esos siete partidos se comprimen en menos de dos meses: tres de liga regular y cuatro de un 'playoff' de permanencia resuelto favorablemente por el Breogán ante el Caixa Ourense (3-1). Su pareja interior con George Singleton daba miedo, imagino.

No he encontrado ninguna foto suya vestido de celeste. Lo máximo, este recorte de Gigantes en el que se dan detalles sobre su fichaje.

Quizás la imagen que tengamos de Foster sea la de un especialista defensivo gracias a su corpachón y sus 2,11. Pero en Lugo también demostró que sabía anotar (17,7 puntos), además de coger rebotes (10,0). Hay un dato que hace pensar que no tenía la muñeca tan de madera: tanto en la ACB como en la NBA rondó el 80% en tiros libres, lo cual, para un interior, es fantástico.

Es curioso que en la actualidad haya algo que en cierto modo le relaciona con su salida hacia Lugo en aquel lejano 1990: recientemente terminó su carrera en la Universidad de Texas-El Paso, donde ahora ejerce como entrenador ayudante. Aquí os dejo con el momentazo de su graduación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada