domingo, 30 de diciembre de 2012

Conner Henry: 'Raza blanca-tirador' amante de Valencia



Expresivo gesto como técnico de los Perth Wildcats. Ahora es ayudante en los LA D-Fenders.
Recién llegado a Valencia (1992).
Fue estupendo ver durante cuatro años a Conner Henry por aquí. Al igual que sucede ahora con Carl English, Jaycee Carroll o Alberto Corbacho, hay algo de hipnótico en ver a un tío saliendo de un bloqueo y levantándose para enchufarla de lejos en un abrir y cerrar de ojos. Henry era eso, lo que Andrés Montes llamaba "raza blanca-tirador", un prototipo absolutamente necesario para cualquier equipo que se precie. Es algo tan antiguo como el baloncesto: lo importante es tener puntería. Luego están las pizarras y demás. Pero cuando estás solo, hay que meterlas.

Henry impartió su magisterio dos años en el Valencia Basket (92-94) y otros dos en el Festina Andorra (94-96). A Valencia había llegado con un muy buen currículum, porque, aunque salió en un lejana cuarta ronda del 'draft', consiguió hacerse un hueco primero en los Houston Rockets y después, dos temporadas, en los mismísimos Boston Celtics, aunque por entonces no estaban muy allá. También tuvo estancias en Milwaukee y Sacramento antes de desembarcar en la ACB. 93 partidos en la NBA y 3,3 puntos. Ya sé que no es mucho, pero...

Tirando en Andorra.
Pero está claro que un tío de sus cualidades tenía que triunfar por aquí. En Valencia guarda sus más vivos recuerdos. En los últimos años se ha dedicado a entrenar (incluso en Australia) y ahora es asistente en el equipo vinculado a los Lakers, Los Angeles D-Fenders. Quizás haya tomado como referencia al técnico que tuvo en la Fonteta, Manu Moreno. "Era un entrenador duro, pero no obstante también era muy justo con todos los jugadores", me escribe Henry desde California. "Me trataba con mucho respeto y me permitía una gran libertad en la cancha", añade.

Como bien recuerda, aquel era un Valencia en crecimiento. "Era un gran equipo de jugadores españoles como Salva Díaz y Juan Carlos Barros, junto a americanos como Eric Johnson, Larry Micheaux y Brad Branson". Su problema fueron las lesiones. En la primera temporada se perdió algunos partidos y en la segunda sí tuvo una grave rotura que le impidió acabar la campaña, siendo sustituido por Tim Breaux. "Ibamos muy bien cuando eso sucedió. Habíamos ganado al Barcelona y al Madrid, que tenía a Sabonis".

Otro recuerdo que le queda de Valencia fue su gastronomía... y su noche. "Había un restaurante italiano que se llamaba Pavaroti's, con el propietario Alfonso. Había muchos lugares para comer paella y por supuesto la fiesta bebiendo hasta tarde con el equipo. Lo pasamos genial", remarca.

En Andorra volvió bastante recuperado de la lesión y también tuvo dos años rondando los 20 puntos con buenos porcentajes. Pero el club vivía en ese momento su decadencia económica. Henry salió de España y no regresó, consiguiendo buenos contratos en Grecia y en Italia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada