miércoles, 19 de diciembre de 2012

AJ Bramlett: Agresividad 'ilerdense' en el poste bajo


Con el Lleida.
En Sevilla.
A principios de la pasada década empezaba a ser habitual que los americanos no permaneciesen mucho tiempo en el mismo club. Habla muy bien de AJ Bramlett que estuviese cuatro temporadas en el Lleida (Caprabo, Plus Pujol, como queráis). Había identificación del jugador con la ciudad y de la ciudad con el jugador. No era extraño esto último. Aaron Jordon daba miedo con sus 2,08 y su fiereza cerca de los tableros, uno de esos jugadores que no tiene miedo a luchar por la posición y que luego no se anda con contemplaciones cuando tiene el balón en las manos.

Bramlett fue un hallazgo del Forum Valladolid en la temporada 2000-01. Venía sin mucho nombre, aunque una buena carrera universitaria en los Wildcats de Arizona con los que ganó la NCAA en 1997. Había jugado unos partiditos con los Cavaliers y no había destacado especialmente en la CBA en Lacrosse. En Pucela hizo 14,3 puntos y 8 rebotes y se convirtió en un jugador bastante cotizado en la ACB. En Lleida pasó los cuatro siguientes años rondando los 12 puntos y 8 rebotes. No necesitaba muchas bolas para ser importante. Además, en aquellas plantillas había jugadores ofensivos de sobra.

Su decadencia empezó en Sevilla, donde fue cortado en la 2005-06 tras 16 encuentros. Apuró un poco en Europa (ganó una liga letona con el Riga) y regresó con 31 años a Estados Unidos, desde donde me cuenta varias cosas con mucho afecto hablando de sus recuerdos.

"Estuve alguno de los mejores años de mi vida en la ACB, donde conocí a gente muy especial entre compañeros y entrenadores que hicieron un gran impacto en mi vida. Diría que mis años en Lleida fueron los más especiales por la gente que había en el vestuario y por cómo me adapté a una ciudad pequeña como Lleida. Jugar con tipos como Sergio Ramos, Michael Ruffin, Jaume Comas, Roger Grimau and Bernie (sic) Alvarez y a las órdenes de Edu Torres fue una experiencia increíble".

Con su chica, la actriz Erin Elliott.

"Echo de menos a las personas, a los aficionados, la paella, y el estilo de vida español. La ACB es con diferencia la segunda liga más fuerte del mundo y estoy orgulloso de haber empleado allí siete años jugando a un nivel extremadamente alto. Me gustaría volver a España pronto".

¿Y ahora, AJ? "Trabajo en una empresa llamada Run The Walk. Organizamos campus de baloncesto y tenemos una línea de ropa, organizamos charlas y trabajamos con la juventud a lo largo de todo Estados Unidos.  Ha sido un gran desafío y todavía estamos creciendo, preparando grandes cosas para el 2013". Podéis visitar la web en runthewalk.com y mirar sus vídeos en el canal de Youtube  YouTube.com/RunTheWalk.

Ah, que no lo he dicho. Vive en Albuquerque, en el estado de Nuevo México. Y, para los aficionados a la crónica en rosa, su chica es Erin Elliott, una actriz que ha hecho pequeños papeles en series tan míticas como Breaking Bad. "Una mujer maravillosa", dice AJ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada