sábado, 24 de noviembre de 2012

Quini García: El hombre-antídoto contra Oscar Schmidt

Defendiendo a Velimir Perasovic con el Murcia.
Quini García ejemplifica bien el rol de especialista defensivo. Con él se ganó la vida decentemente varios años en ACB (seis temporadas entre Granollers y, sobre todo, Murcia) y también en Primera B/LEB (Huelva, Askatuak y la propia Murcia). Concluyó su carrera en las pistas en el 2000 en EBA, pero la continuó en los banquillos, donde ha obtenido algunos éxitos ya, aunque todavía está intentando abrirse camino en esa profesión con tanta oferta y tan poca demanda. Sin ir más lejos, él mismo está esperando ahora la llamada de algún proyecto.

En el Askatuak.
García era, ya digo, el típico jugador exterior empleado en parar a la estrella rival. No dudo que cualquiera que llegue a la ACB ha tenido grandes cualidades ofensivas en su formación, porque si no es imposible. Pero la especialización se acaba produciendo. Estamos ante un jugador muy potente físicamente, de 2,00 metros y '3' (no sé por qué en la ficha de acb.com le ponen como pívot, la verdad).

Quini García se formó en la cantera del Barcelona, pero debutó en ACB en el Grupo IFA Granollers en la 88-89. Los siguientes años pareció encasillado en ser un buen jugador de Primera y su regreso a la máxima categoría se produjo del modo más inesperado. Era 1994 y estaba jugando en Segunda con el Sant Feliuenc y se fue a Murcia a pasar la Semana  Santa con sus amigos Chema Pedrera y Javier Ibáñez. Resultó que ambos convencieron al entonces técnico murciano, Josep María Oleart, de que García podía parar --o al menos frenar un poco su aportación ofensiva-- a Oscar Schmidt, entonces con el Forum Valladolid, al que se iban a enfrentar en el 'playoff' de permanencia.

Dando instrucciones como entrenador.
Pasó de estar en Segunda a una cita tan trascendente y no lo hizo nada mal. Oscar siguió anotando mucho (33 puntos por partido), pero no con buenos porcentajes y el Murcia consiguió la permanencia en una dramática serie a cinco partidos que empezó con 2-0 en contra. Eso le valió a García para hacerse un fijo en el baloncesto de la zona, jugando cinco de los seis siguientes años en el Murcia y los que no, en Molina de Segura. En total, 129 partidos ACB con 16 minutos y 3,1 puntos. Lo dicho, un jugador defensivo y cumplidor.


"De mi etapa de jugador guardo muy buen recuerdo de todos los equipos, entrenadores y compañeros.
De todas las temporadas recuerdas buenas y malas experiencias deportivas, pero al final te quedas con las personas. Mi familia (mujer y dos niñas murcianas) y mis mejores amigos me los ha dado el baloncesto. Los campeonatos, ascensos y descensos quedan para las hemerotecas", me escribe.

Se sacó el curso de entrenador superior en el 2004 y fue ayudante y jefe de 'scouting' en el Murcia de 2001 a 2005. Después ya voló libre en EBA (Santa Pola y Alfás del Pí, logrando ascensos deportivos) y LEB Bronce (Tíjola, Torrevieja, Alaior). También ha sido seleccionador de mini basket masculino en el Campeonato de España 2010, además de presidir la asociación murciana de entrenadores y dirigir junto a Felipe Coello un campus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada