viernes, 9 de noviembre de 2012

Mark Bradtke: Reflexivo 'aussie' en Murcia

Murcia, temporada 92-93.
Mark Bradtke es uno de los mejores baloncestistas de la historia de Australia y fue el primer jugador de ese país que pisó la ACB, en la 92-93, con el Murcia. Por entonces ya se sabe que la exigencia con los que ocupaban las tres plazas de extracomunitarios era amplia y fue cortado a los 16 partidos, siendo sustituido por Marcus Kennedy. Dio igual: el equipo bajó.

Hizo 10,6 puntos y 7,1 rebotes en 33 minutos, con un cariz de especialista defensivo basado en sus corpulentos 2,08. También tuvo una temporada en la NBA, la 96-97, con Philadelphia, logrando 1,6 puntos y 1,8 rebotes en 36 partidos. Estaba claro que su territorio natural era la NBL australiana, donde resultó dominante: tres títulos, dos MVPs, diez veces en el mejor quinteto, siete veces máximo reboteador. Sus números en todos esos años fueron de 17,3 puntos y 11,3 rebotes, convirtiéndose en un fijo de la selección, con la que disputó cuatro Juegos Olímpicos (del 88 al 2000, incluyendo tres cuartos puestos, vaya) y dos Mundiales.

Ahora gestiona en Melbourne con su mujer, la extenista (medallista olímpica en Barcelona) Nicole Bradtke Provis un gran centro deportivo cubierto donde pueden practicarse múltiples deportes. Echadle un ojo: www.mitennis.com

Le escribí hace unos días y me ha respondido de forma muy interesante, hablando de su tiempo en España, sí, pero de más cosas sobre el baloncesto actual y el de antes. Os lo recomiendo. Aquí os dejo con él:

Sixers, 96-97.
"Aunque solo estuve en Murcia un pequeño periodo de tiempo, tengo muy buenos recuerdos de mi tiempo en España. Conocí a mi mujer en los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde ganó el bronce en dobles femeninos. Disfruté de la cultura, la comida y el estilo de vida de los españoles.

Siempre pienso que la gente que conoces, los compañeros y los entrenadores alrededor del equipo, permanecen más en tu memoria que los partidos en sí. Disfrutar una comida, observar a la gente mientras tomas un café, estar en la carretera, es lo que más echo de menos sobre el baloncesto profesional.

David Barlow [el actual jugador del Murcia, es curioso] creció a solo 400 metros de mi casa actual. Le veo a él y a otros australianos progresar mientras compiten en Europa.

Con la extenista Nicole Provis, su mujer.
El baloncesto se ha convertido en un deporte global, comparado con 1992, cuando jugué por primera vez en Europa. Era más una pelea de equipos por conseguir los mejores americanos. Pero ahora vemos cómo no solamente los americanos dominan los Juegos Olímpicos y la NBA, lo que te muestra lo grande que se ha hecho el baloncesto.

Jugar al baloncesto en varios lugares alrededor del mundo te da la oportunidad de descubrir nuevos estilos de vida, de entrenar, del 'tempo' de los partidos. Estoy cada vez más implicado en la idea de entrenar, particularmente a la próxima generación de jugadores. Miro atrás a mi tiempo con equipos de España, Grecia (también tuvo una breve etapa en el Olympiacos en el 2002), la NBA y aquí en Australia y cojo lo mejor de cada liga.

Estoy pensando volver a España en julio con mi familia y mostrarles vuestro gran país. Tengo dos hijos a los que les encanta el baloncesto y quiero que vean la pasión del aficionado durante los partidos. Tiene solo 12 y 8 años, pero son chicos fuertes que algún día pueden tener la suerte de jugar profesionalmente. Espero aconsejarles bien".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada