jueves, 29 de noviembre de 2012

Dyron Nix: El '4' de los modestos promete pelea a Quique Andreu y adora a Luis Enrique

En el Cáceres contra el Gran Canaria (temporada 98-99).
Me parece que Dyron Nix fue uno de los mejores americanos que vinieron a España en la década de los 90. Quizás no se habló mucho de él porque normalmente estuvo en equipos pequeños --unos meses en el Joventut como tercer extranjero fueron la excepción--, pero en todos cumplió. Lo prueban los números, aunque a veces se le acusase que estaba demasiado pendiente de ellos: en 186 partidos ACB promedió 18,6 puntos y 7,6 rebotes.

En la Universidad de Tennessee.
En varias de esas experiencias le tocó el papel ingrato de sustituir a otro americano porque el equipo iba mal. Y casi siempre resolvió la papeleta, aunque quizás, como único reproche, no fuese un excelso defensor. Pero tenía unos grandes movimientos en el poste bajo y también un tiro de media distancia muy aseado. El clásico '4' para clubs modestos que necesitan que su americano interior produzca mucho y bien.

Seguramente, en la NBA de hoy en día sí tendría más oportunidades que los 20 partidos que jugó con los Pacers en la 89-90. Había llegado a Indiana procedente de los Charlotte Hornets, que le eligieron en el puesto 29 tras una carrera de récords con la universidad de Tennessee y esa pinta de Lionel Ritchie que podéis ver.
En los Pacers.

Tras un año en Francia, su primera experiencia española fue en el Mayoral Maristas. La pareja con otro joven Mike Ansley fue de órdago. Después, Valladolid (dos etapas), Andorra, los meses en el Joventut, Cáceres, Cantabria, Huesca... Solo dejó España para un contrato temporal en el Maccabi y un año en el Iraklis. En Torrelavega se retiraría en el 2000, con 33 años.

"Pasé algunos de los mejores años de mi vida en España", me cuenta desde Atlanta . "Siempre pensaré en ese país como mi segunda casa. Cáceres y Valladolid fueron mis ciudades favoritas y la gente de Huesca fue realmente fantástica. Me gustaría volver pronto para ver a los amigos".

Ahora.
Desde luego, y en un tono de broma al máximo, no olvida alguno de sus rivales en la ACB: "También me gustaría ir para patearle el culo a Quique Andreu, porque todavía hoy en día quiere pelear conmigo. Pero en todo el tiempo que estuve en España nunca llegamos a tener una auténtica lucha".

Actualmente gestiona una empresa constructora. Su hija trabaja para los Brooklyn Nets y su hijo está aún en la universidad, en Austin, Texas. "Estoy muy orgulloso de los jugadores españoles que están por el mundo", dice sobre los NBA a los que se enfrentó en su momento, como Pau Gasol. Por si fuera poco, hasta se hizo aficionado al fútbol y tiene un ídolo particular: "El Barcelona siempre ha sido mi favorito... ¡Desde Luis Enrique!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada