sábado, 10 de noviembre de 2012

Ademola Okulaja: La pantera alemana


En el Barcelona 2001-02: buenos números, cero títulos.
Con Ademola Okulaja estamos ante uno de esos casos en los que su buen rendimiento individual en buenos equipos no dio buenos resultados deportivos. Me refiero a que, pese a haber pasado en España por Barcelona, Unicaja y Pamesa Valencia --además de dos etapas en Girona y una final en Alicante-- y haber lucido en casi todos ellos, no sumó ningún título. Y ya digo que excepto quizás el Lucentum, en la etapa final de su trayectoria, nadie puede quejarse de su aportación.

Okulaja era un jugadorazo, creo yo. Muy heterodoxo, eso sí: alemán y negro (nació en Nigeria). Y ese nombre tan musical, tan sonoro. Era un '3-4' que podía hacer daño en las dos posiciones: en la de alero, por su envergadura y agresividad; en la de pívot, por su rapidez. Difícil de parar, sí, desde que creciese en un Berlín que, bastante huérfano de fútbol, se agarró al baloncesto con el Alba. La Copa Korac del 95 es prácticamente el único título de la carrera de Ademola, y él no aportó demasiado porque todavía tenía 20 años.

172 veces internacional con Alemania.
Después de aquello estuvo cuatro años con bastantes minutos en la mítica North Carolina. Regresó al Alba en el 99, pero era un jugador de ligas más grandes. Su desembarco en España se produjo en un Girona en el que promedió 20 puntos y 8 rebotes, lo que le abrió las puertas del Barcelona en la 2001-02. Pero era un Barça post-Gasol que no ganó nada, pese a los 15,7 puntos y 7,6 rebotes de nuestro protagonista.

Después, tres cuartos de lo mismo en el Unicaja (9,6 puntos y 5,1 rebotes, en un equipo en el que la bola la amasaba Louis Bullock y, algo, Milan Gurovic), de nuevo el Girona (14,5 y 6,2) y el Pamesa Valencia (11,3 y 5,5, con problemas de rodilla). Su cuesta abajo definitiva fue su regreso a la liga alemana (Rhein Energie y Brose Basket) y fugaces pasos por el Khimki y el Lucentum, donde no pudo salvar al equipo del descenso. Entre medias hasta tuvo que luchar contra un tumor que le tuvo apartado de las canchas un año y que pareció superar por completo.

En un reciente partido benéfico... de balonmano.
Con la selección de Dirk Nowitzki fue un fijo (172 veces internacional), aunque se perdió la plata del 2005 por su problema de salud y los Juegos de Pekín. Después del 'Maverick' y de Detlef Schrempf está en el grupo de los mejores de la historia del baloncesto teutón.

Tras retirarse en el 2008, Okulaja vive en Berlín, desde donde me escribe sucintamente: "Solo tengo buenos recuerdos de España. Tuve la suerte de jugar en varios de los mejroes clubs de la ACB. Gran baloncesto, gran liga, gran comida, jaja. Además, aprendí otro idioma". Actualmente tiene una empresa de representación de jugadores, Pro4Pros. "Tenemos muy pocos jugadores, pero están entre los mejores de su generación", asegura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada