domingo, 7 de octubre de 2012

Salva Guardia: El luchador sigue 'entre bambalinas'


Luchando por la posición durante su segunda etapa en Fuenlabrada.

Hace más de un año que se retiró y muchos echan de menos todavía a Salva Guardia, el peleón pívot que durante un montón de temporadas defendió varias camisetas de la ACB. Allá donde estuvo fue muy querido, sobre todo en Fuenlabrada, donde gastó la mayor parte de su sudor en tres etapas distintas. Si algo le caracterizaba como jugador era su pelea por todos los balones, a lo cual fue añadiendo algunas habilidades técnicas bastante interesantes. Eso le hacía transmitir muy bien con la grada. El tipo de tío que odias tener delante y, si ficha el año siguiente por tu equipo, lo adoras automáticamente.

Jovencito en el Conservas
Daroca (92-93).
Guardia vio de todo en sus 20 años como profesional. De las categorías inferiores del Ferrys Lliria --él es valenciano, aunque nunca jugase allí-- pasó al CAI Zaragoza, que lo cedió a un Conservas Daroca de Primera en el que estaba gente como Lucio Angulo, Jiri Okac o el presidente del 'nuevo CAI', Reynaldo Benito. En aquella 92-93 debutó en la ACB. Y hasta hace nada, ¿verdad?

Poco hacía presagiar que su carrera fuese a ser tan importante como luego sería. Estuvo un tiempo buscando su sitio en sitios como Zamora, Salamanca o Huesca sin brillar especialmente. Y ni siquiera en su primera etapa en Fuenlabrada, del 96 al 2001, adoptaría un papel decisivo hasta bien avanzada. Pero su furia defensiva y su atención para el rebote le valió un muy buen contrato en el Caja San Fernando (2001-03). No acabó de cuajar en Sevilla y volvió a Fuenlabrada, donde estuvo otros cinco años (2003-08), viviendo un poco de todo, incluyendo una temporada en LEB culminada en ascenso. Él, siempre protagonista, tirando del carro, y cada vez alejándose más del aro, eso sí.

En un acto de la fundación del Bilbao Basket.
Le dio tiempo para ofrecer sus servicios durante campaña y media en Bilbao y hasta de regresar por segunda vez a 'Fuenla' durante el mismo periodo, retirándose en el 2011. En el 'Botxo' debió dejar buena conexión porque es allí donde trabaja actualmente encargándose de la fundación del Bilbao Basket junto a Txutxo Sanz. "Llevo todo el tema de campus, escuela de baloncesto, torneos de golf y padel que organizamos. Además ayudo al presidente con los espónsors e imagen de club. Al final hago un poco de todo para esta gran familia que es el club", cuenta.

En total, 491 partidos en ACB, con 7,4 puntos y 4,1 rebotes de promedio. No está nada mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada