miércoles, 31 de octubre de 2012

Deon Thomas: Clase en el poste bajo


Concentrado para lanzar un tiro libre con el Cáceres en su última temporada en España.
No era un jugador espectacular, de esos que viven por encima del aro, pero Deon Thomas creo que es uno de los americanos más eficaces que ha pasado por la ACB. Sobre todo lo distinguían unos depuradísimos movimientos en el poste bajo, de espaldas al aro, con un juego de pies excepcional. Tampoco le faltaba un buen tirito de 3-4 metros y tenía instinto para el rebote y el tapón. Un jugador con fama de serio, algo propenso a lesionarse, y que de tantos años que estuvo entre nosotros no se libró de algún lío.

Campeón de Europa con Maccabi.
Es el típico caso que no te explicas muy bien cómo pudo retirarse sin haber jugado un solo minuto en la NBA. Supongo que ganaba más pasta y jugaba más en Europa, donde alargó extraordinariamente su carrera. Tras una brillante carrera universitaria con Illinois, entró en un buen puesto en el draft del 94 (el 28) con Dallas Mavericks, pero no entró en el roster y se vino. Durante cuatro temporadas cambió de equipo (Manresa, Girona, Málaga, Sevilla), siempre muy importante, con medias alrededor de los 16 puntos y 7 rebotes. Sin embargo, en el Caja San Fernando no pudo concluir la campaña 97-98 por lesión.

Esas dudas físicas hicieron que tuviese que buscarse la vida el año siguiente en el Maccabi Rishon. Como lo hizo bien, regresó con tino a la liga más potente de Europa con el Gran Canaria, en el que por fin repitió (99-2000 y 2000-01). Después estuvo año y pico en Cáceres, de donde se marchó a finales del 2002 porque no cobraba. Recuerdo que soltó un 'latrellsprewelliano' "tengo que alimentar a mi familia". En fin, un poco raro, ¿no? Aquella campaña la acabó en Turquía.

Reciente retirada de su número
en la Illinois University.
Ya mayorcito, y cuando parecía en la cuesta abajo, su carrera tomó un inesperado brillo en la 2003-04. Había conseguido el pasaporte israelí y formó parte del Maccabi que ganó dos Euroligas consecutivas. Era el suyo un papel muy concreto, saliendo del banquillo, pero dando unas dosis de calidad importantes. En el 2005 estuvo a punto de regresar a España con el Menorca, pero no pasó los exámenes médicos. Era el momento de apurar los últimos contratos: Grecia, Bulgaria y, acercándose a los 40, en equipos menores de Israel.

Ahora es director de la sección deportiva de un pequeño instituto en su estado natal, Illinois. Según me cuenta, lleva tres años en el Lewis and Clark. "Tengo grandes recuerdos de España. Tuve muchos amigos y echo de menos estar en contacto con ellos. A pesar de las lesiones que sufrí mientras jugaba en la ACB, fue la mejor época de mi vida. Mi esposa quería que volviésemos para trabajar allí. Eso expresa lo mucho que amábamos ese sitio", escribe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada