lunes, 29 de octubre de 2012

Dennis Hopson: Un número 3 del 'draft' polémico y efectivo


El día que hizo 48 de valoración (Gigantes)
Muy pocos jugadores que hayan llegado a España lo ha hecho con un número de draft más alto que Dennis Hopson, que fue el 3 en 1987 estuvo temporada y media en el antiguo Zaragoza. Fue un escolta espectacular, excelentemente dotado para la anotación, que también tuvo episodios controvertidos a orillas del Ebro. El último de ellos le costó su despido, cuando concluía la temporada regular 93-94, por agredir a Silvano Bustos en un entrenamiento.

Hopson había llegado la campaña anterior sustituyendo a Carlton McKinney y su incorporación había sido importante para revitalizar al equipo, que ya no se denominaba CAI, sino Natwest, y empezaba a temer por su continuidad, metido en unos tenebrosos problemas económicos. Sus puntos (16,1 en los 16 encuentros de liga regular que le dio tiempo a jugar) fueron claves para ir remontando posiciones hasta meterse en los 'playoffs'. En ellos dejó un récord todavía vigente que, a la vista del baloncesto de hoy, tardará el romperse: el de valoración más alta en un encuentro de las eliminatorias, con 48. Al Joventut le hizo 39 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 6 robos y 4 tapones, aunque el equipo perdió.

La siguiente campaña la empezó, a las órdenes de José Luis Oliete, al que sustituiría Herb Brown. Sus números mejoraron (22,5 puntos), pero ya dije más arriba que sus actos de indisciplina (ya había sido multado por llegar a tarde a algún entrenamiento, por ejemplo) acabaron propiciando su salida.

En los Nets.
Su carrera en la NBA había resultado algo decepcionante. Lo es cuando no duras mucho tras ser el 3 de un 'draft' en el que solo le superaron David Robinson y el fallecido Armen Gilliam. Por detrás de él, Scottie Pippen (5), Kevin Johnson (7), Horace Grant (10), Reggie Miller (11) y Mark Jackson (18), además de otro desaparecido como Reggie Lewis (22). Varios más llegaron a pisar España: Joe Wolf (13), Tellis Frank (14), 'Piculín' Ortiz (15) y Dallas Comegys (21) entre los primera ronda y al menos otros nueve en las demás.

Tres temporadas con New Jersey Nets (15,8 puntos en la 89-90, ojo), una y media con Chicago Bulls y media con Sacramento Kings. Eso sí, tiempo le dio para ganar el anillo de la temporada 91-92.

Tras salir de Zaragoza, pasó por Francia, Filipinas, Turquía, Venezuela e Israel. Cuando se retiró se hizo entrenador, siendo ahora asistente de la Bowling Green State.

Sobre Dennis Hopson hay un artículo sensacional de los amigos de Balonzesto , una web muy detallada sobre el presente y el pasado del basket maño. En él he descubierto algunas cosas sobre nuestro personaje de hoy. Lo podéis leer completo aquí, pero también os extraigo algunas frases de una entrevista que le hicieron. Lo mejor es su tono autocrítico respecto a los temas de indisciplina.

"Mi carrera en la NBA fue corta por mi culpa. Cuando fui traspasado de Chicago a Sacramento tuve una gran temporada. Me ofrecieron un contrato garantizado, pero lo rechacé. Quería más años en el contrato, y no pudimos llegar a un acuerdo. Como el tiempo fue pasando y mi agente estaba en conversaciones con clubes europeos, decidí firmar con el equipo de Zaragoza. El baloncesto es un deporte global, tienes jugadores americanos jugando en Europa y europeos que vienen a jugar en los Estados Unidos. Tuve una gran experiencia tanto en la NBA como en Europa".

"Mi llegada a España fue dura. No sabía qué esperar de país, de ese baloncesto. Lo que hizo que fuera más fácil fueron los compatriotas (John Turner y Jeff Martin) con los que jugué. Sabía que iba a tener compañeros en el equipo que eran de los Estados Unidos y eso hizo para mí más fácil la llegada. Creo que lo más duro fue estar lejos de mi familia y mi hijo. El baloncesto fue una sorpresa, porque no esperaba jugar contra jugadores europeos de semejante nivel. Me habían hablado mucho sobre esta liga europea, pero hasta que no lo experimenté por mí mismo no había creído lo buena que era esa competición".

Reciente recepción con Barack Obama.
"Zaragoza es una gran ciudad. Tuve la fortuna de jugar junto a grandes compañeros de equipo. Tú solo puedes tener éxito si juegas con buenos jugadores que te respetan lo suficiente para ayudarte a ser el mejor jugador posible. Zaragoza tenía tanto grandes jugadores como aficionados, y eso me permitió dar lo mejor de mí".

"Si pudiera cambiar algo de entonces, sería mi actitud. Mis acciones dañaron a mi equipo en ocasiones y fue muy inmaduro por mi parte ser tan egoísta. Yo era una parte muy importante del equipo, pero ser sancionado perjudicó las opciones del equipo para hacer grandes cosas. Éramos un gran conjunto, pero necesitábamos arrimar el hombro todos para hacer grandes cosas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada