domingo, 14 de octubre de 2012

Brad Sellers: El alcalde de 2,13 que jugaba de alero

Intentando coger un rebote
en sus meses en Gijón (Gigantes).
Este va a ser el tercer día consecutivo escribiendo sobre jugadores muy vinculados al Gijón: Josep Pacreu --tres etapas en el club--, Kevin Holland y hoy el que fue su sustituto, el que ayer os definía como "el indescriptible Brad Sellers". ¿Por qué? No lo sé. Mi patrón a la hora de escoger entre los personajes (que son tantísimos) es no tener patrón, aunque reconozco que intento no repetir en días seguidos jugadores identificados con un mismo equipo (por ejemplo, no sacar de forma consecutiva a Raúl Pérez y Benito Doblado) y también alternar españoles y extranjeros y hasta quizás tipos conocidos con otros más anónimos.

Pero hoy no. Voy con Brad Sellers. No lo hago del todo por capricho: desde finales de los 80, bastante antes de venir en la temporada 95-96, me llamaba la atención un tipo larguísimo al que intentaban los Chicago Bulls de Michael Jordan hacerle jugar de '3'. Medía 2,13, nada menos. Jordan, ya se sabe, no siempre fue un triunfador (ahora ha vuelto a no serlo, por cierto): no ganó un anillo hasta su séptimo año en la NBA. Antes había tenido que remar bastante con un equipo sobre todo dirigido por Doug Collins y en el que, más allá de los rebotes que aseguraba Charles Oakley, no había mucho donde rascar.
Los Sonics, uno de sus 4 equipos NBA.

Sellers, elegido en el número 9 del 'draft' del 86 --al parecer, en contra de la opinión de 'His Airness', que quería a su amigo Johnny Dawkins-- fue un eterno proyecto de jugador que nunca llegó a nada. Desde luego, impresionaba su movilidad para medir lo que medía y tampoco tenía mala muñeca. Durante sus tres primeros años en la NBA, los Bulls le dieron más de 20 minutos por partido, rondando los 8 puntos y 4 rebotes de media. La llegada de Scottie Pippen para su posición en el 'draft' del 87 empezó a ser su sentencia. Lamentablemente, no puede presumir de ninguno de los 6 anillos de Jordan: fue traspasado antes del primero. Después jugó incluso menos en Sonics, Wolves y Pistons y se vio 'obligado' a dar el salto a Europa. Todos sus números NBA, aquí.

A Gijón llegó tras pasar por Grecia (Aris) y Francia (Sceaux y PSG). Aquí se veía obligado a jugar en posiciones más cercanas al aro, pero ni por dentro ni por fuera conseguía ser dominante. Firmó unos números muy similares a los de Holland (11 puntos y 7,7 rebotes) en los 14 partidos de los que dispuso y finalmente fue sustituido por Michael Smith, aquella máquina de anotar (Estudiantes, Pamesa) que lo hizo mejor, pero que no evitó el descenso del equipo.

De Sellers sobre todo recuerdo que era un jugador frío, de estos que te hacía enfadar por no saberse sacar partido. Hasta el 99 anduvo por Europa, sobre todo en Francia, donde quiero suponer que sí fue más apreciado (estuvo en varios equipos diferentes).

En un reciente acto benéfico. Vaya chaquetita y polo rojos.
Ahora viene lo mejor. Además de analizar los partidos de los Cleveland Cavaliers en algún medio local, en su vida posterior al basket ha trabajado durante 11 años como director del departamento de desarrollo económico de su localidad natal, Warrensville Heights (Ohio, unos 11.000 habitantes). Tan bien tuvo que hacerlo que se presentó a alcalde el año pasado y fue elegido. Aquí tenéis su ficha en la web de la ciudad. En fin...

1 comentario:

  1. Al leer Sellers creí que ibas a hablar del vuestro. De Rod Sellers

    ResponderEliminar