sábado, 15 de septiembre de 2012

Marvin Alexander: Un 'enganchado' a España que quiere ser granjero

Ya en Granada en sus años de LEB.

Muchos americanos llegan a España para jugar un puñado de partidos y se enamoran. Su prioridad pasa a ser estar en nuestro país, sea en la liga que sea. Es muy significativo el caso de Marvin Alexander, que apenas dejó de estar en alguna competición de aquí, a distintos niveles.

Alexander, el típico '4' de 2,03 que fue sustituyendo, con el tiempo, la velocidad por la inteligencia y la corpulencia, atesora también una estadística curiosa: disputó cuatro temporadas en la Liga ACB, aunque ninguna de ellas la completó. Durante una época importante de su trayectoria tuvo problemas físicos que le impidieron tener más continuidad.

Su nombre está sobre todo asociado al de Girona. El Valvi le trajo en la temporada 89-90, pero le sustituyó por lesión por George Johnson. El año siguiente intentó recuperar tono en Primera B en Santa Coloma. Tras un tiempo en Francia, el club gerundense volvió a confiar en él para la 92-93, pero en febrero volvió a lesionarse y entró por él Keith Robinson. Aún así, continuó en la 93-94, que tampoco pudo concluir, siendo suplido por Shaun Vandiver en enero.

Su único equipo ACB fuera de Girona fue el Caja San Fernando, pero tampoco en Sevilla logró completar el curso 95-96. Richard Scott entró por él. En total, 10, 26, 13 y 13 partidos con unos decentes 14,2 puntos y 6,6 rebotes.

Se convirtió entonces en un americano de referencia en la LEB: Pineda, Tenerife, Murcia, Granada y Manresa (LEB) y Gramanet y Algeciras (LEB2). Tenía 37 años cuando concluyó su carrera en este último equipo en la temporada 2002-03.

En la actualidad.
Ya con la doble nacionalidad, no paró ahí la cosa. Regresó a Cataluña, donde se sacó el título de entrenador y colaboró trabajando con niños con el club de Barberá, donde llegó a regresar a las pistas en la Primera Catalana. Solobasket lo recogió aquí en el 2006.

 "Pasé un tiempo maravilloso en España. La gente, la comida y la cultura eran estupendas", recuerda. Ahora vive en el estado de Mississippi y, según cuenta, proyecta cambiar de profesión. "Pongo calefacciones y aires acondicionados, pero estoy intentando salir adelante con una granja y dedicarme a ello. Los beneficios son mayores. Para mí es como volver a mi infancia, cuando mi abuelo era un pequeño granjero. Voy a criar cerdos, gansos y pollos y también a sembrar patatas, maíz, sandías, etcétera"...

Ahí queda eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada