lunes, 24 de septiembre de 2012

Jack Haley: 'Cortado' en ACB, 'agitatoallas' en el 72-10 de los Bulls

Con el Espanyol (Foto: Gigantes)
La carrera deportiva de Jack Haley es, al mismo tiempo, una de las más pésimas y triunfantes de la historia del baloncesto. Esto ya sé que es una contradicción, pero me explico: Haley no brilló ni en Europa ni en Estados Unidos, pero puede presumir de pertenecer al equipo con mejor balance victorias-derrotas en una temporada de la historia, los Chicago Bulls, dentro de las 9 campañas en la NBA en las que se dedicó, básicamente, a agitar toallas desde el banquillo.

Unos años antes de que el champán lloviese sobre su cabeza en el United Center tras el 4-2 a los Sonics y compartiese una caja de puros con Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman, Haley vivió su primera experiencia profesional en España. Fue en la extinta sección de baloncesto del Espanyol, en la temporada 87-88, en un equipo plagado de jóvenes de talento y algunos veteranos con buena cabeza (Illa, Tramullas, Freixanet...). Él venía de una discretisima carrera universitaria con UCLA (3,7 puntos y 4,4 rebotes), pero medía 2,08, tenía 23 años y se confiaba que pudiese ser una buena ayuda interior.

En los Bulls.
En Barcelona fue bastante criticado desde el principio, quizás con algo del 'racismo' que había entonces con los americanos blancos que jugaban por dentro. Lo curioso es que miras sus números --que darían casi para un MVP de la Liga Endesa actual (18,6 puntos y 9,4 rebotes)-- y piensas: ¿cómo es es posible que fuese cortado en febrero? Repasando un poco su trayectoria, en diciembre hasta tuvo un encuentro de 25 puntos y 20 rebotes, pero entró en una mala dinámica poco después y el equipo no iba muy allá. Le sustituyó un experimentado de dominicano llamado Evaristo Pérez.



Inesperadamente, Haley emprendió una larga carrera en la NBA, primero con un partido en Chicago en la temporada 88-89 y después --bastante más como reserva que como otra cosa-- en equipos como los Spurs, los Lakers y los Nets. En la 89-90 tuvo 6 puntos y 3,1 rebotes en New Jersey en su mejor año.

En la 95-96 regresó a los Bulls y se hizo con un hueco en el 'roster'. En la famosa temporada del 72-10, el mejor récord de la historia de la competición, solamente jugó un partido de liga regular (5 puntos y 2 rebotes) y se ha publicado un millón de veces que Phil Jackson le mantenía ahí por su excelente relación con Dennis Rodman, con el que había estado antes en San Antonio. Era su 'niñera', llegó a decirse, el hombre que controlaba al 'Gusano' en sus correrías nocturnas.

El anillo conseguido aquella campaña no cambió desde luego el sino de Haley, que aún así regresó a New Jersey para acabar su carrera en 1998. En esa década desde que salió del Espanyol únicamente no tuvo equipo NBA unos meses, cuando en 1993 jugó en el AEK de Atenas, y una temporada que pasó en la CBA con los LaCrosse Bobcats.

3,5 puntos y 2,7 rebotes en 341 partidos. Casi nada. Hay quien le señala incluso como el peor jugador de la historia de la NBA.
En la actualidad.

Haley ha tenido también una curiosa vida posterior al basket. Fue entrenador asistente en los Nets, comentarista de televisión para los Lakers, apareció en un vídeo musical de Aerosmith de la canción 'Love in an elevator' y también en pelis como 'Eddie' y 'Rebote' (dos comedias relacionadas con el baloncesto). Hace poco también fue noticia porque su ex mujer puso a subasta un colgante conmemorativo del campeonato que lograron los Bulls en el 96.

Aquí os dejo un vídeo un poco jocoso sobre lo despesperado que parece pidiendo constantemente el balón en los minutos de la basura:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada