domingo, 26 de agosto de 2012

Chris King: El rey de los trotamundos


Luchando por la posición con Melvin Cheatum, del Murcia (Gigantes).

Matando en Málaga y
cromo en la NBA.
¿Cuántas veces cuando se ha hablado de un jugador se le ha calificado de 'trotamundos' si cada año cambiaba de equipo y de país? Aquí tenemos un buen ejemplo. Excelente, diría yo. Chris King estuvo en España dos veces distintas en su carrera: en la 91-92 en el Unicaja y en la 96-97 en Fuenlabrada. Era un alero de 2,03, fibroso, muy rápido y explosivo que además podía ayudar dentro.

Es difícil tener una idea completa de lo que habrá visto esos ojos, desde que salió de la universidad de Wake Forest y fue elegido en segunda ronda por Seattle en 1992. Su primera experiencia fue de EE UU fue en Málaga, donde lo hizo bien (aunque con cierta irregularidad y algunos problemas disciplinarios que le hicieron ser multado junto a sus compatriotas Mike Ansley y Tony Massenburg) para después estar un año en los Sonics (93-94) sin mucha relevancia. Regresó a Europa, a Grecia, en la 94-95 con el Aris de Salónica, y de ahí, salto a la NBA de nuevo, a los Vancouver Grizzlies, donde su 95-96 fue decente (7,9 puntos en 24 minutos).

Eso no le sirvió para mantenerse allí y voló a Italia, a Cantú (1996) y posteriormente a Fuenlabrada para sustituir a Jeff Martin. Sus números fueron buenos, pero el equipo bajó. La 97-98 la pasó en la CBA (Rockford Lightning) y en la siguiente pasó del Ortakoyspor Kulubu turco a la CBA de nuevo (LaCrosse Bobcats). Fue en el 99 cuando tuvo su última oportunidad NBA en los Jazz, un puñado de partidos que no tuvieron continuidad. Acabó el año entre los San Miguel Beermen filipinos y el Nancy francés.

¿Sigo? En Francia tuvo cierta estabilidad entonces, pasando tres campañas más en el Racing de París (99-2000) y el Le Mans (2000-01 y 2001-02), con una experiencia intermedia en los Piratas de Quebradillas de Puerto Rico. En Israel también probó (Hapoel Tel Aviv y Maccabi Rishon) antes de regresar casa en los Gary Steelheads de la IBL (2003-2004). También se dio un garbeo por Chile (Deportivo Español, 2005), Uruguay (Atlético Bigua 2005), Rumanía (Rapid Bucarest, 2006-2007) y Japón (Tochigi Brex, 2008). Casi nada. 39 años tenía cuando se retiró. Lo hizo con la alegría extra de ganar el título liguero del país nipón.
Ahí le tenéis, hoy en día.

Ahora vive en Roanoke, Virginia, donde intenta ser entrenador. "Jugar en Málaga fue una experiencia  maravillosa, Siempre le digo a la gente que la mejor experiencia de mi carrera fue en España, la competición era increíble Ahora me gustaría enseñarle a los chicos a jugar del modo más correcto", me escribe, con enorme simpatía. También puede enseñarles a manejar un mapamundi y el pasaporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada