martes, 24 de julio de 2012

Xavi Fernández: Clase desubicada al final

Con el Barça (Gigantes del Basket).

Con Xavi Fernández da la impresión de que nació en la época equivocada, a pesar de haber completado una muy buena carrera en la Liga ACB. Lo digo porque era un jugador de un estilo 'antiguo', basado en los fundamentos, la calidad, el conocimiento del juego, la sutileza. Le pilló justo en medio de la transición esa que obligó a que todos los aleros fueran muy atléticos, tremendos defensores, corpulencia pura. Él no lo era y la parte final de su trayectoria dejó un sabor amargo que desde luego no estuvo a la altura de todo lo anterior.

Fue, desde luego, un caso raro raro raro. Criado en la cantera del Joventut, en Badalona no se dieron cuenta de su enorme talento. Con 20 años pasaba inadvertido por equipos de Segunda (Sabadell) o Primera (Santa Coloma), hasta que León se cruzó en su vida.

Su desembarco en la ciudad leonesa en 1989 fue clave, liderando el ascenso del Elosúa a la ACB, en la que se convirtió también rápidamente en un jugador de referencia. Vestido de amarillo durante cinco temporadas se convirtió probablemente en el hombre más importante y querido de la historia de un proyecto que, por cierto, ahora agoniza. No había forma de pararle.

En la actualidad (Diari de Girona).
52 veces internacional en aquella España que acumulaba decepción tras decepción (miembro del equipo del 'angolazo', por ejemplo, en Barcelona-92), era lógico que el Barcelona le fichase en la 94-95. Como azulgrana pasó otro lustro, al principio con un gran protagonismo en los títulos que iba consiguiendo y luego ya perdiendo y perdiendo minutos con una facilidad pasmosa. Parecía que, efectivamente, su juego inteligente y de máxima calidad --salvando las distancias, muy similar al de Epi y Sibilio una década antes-- había pasado de moda.

Intentó un nuevo comienzo en el Unicaja (99-00), pero su contrato fue más bien una carga para el conjunto malagueño, donde solo duró un año. Lo mismo le pasó en Canarias y el Girona las temporadas siguientes. Se retiró en el 2002 con un buen puñado de triunfos, de elogios y de cariño de los sitios por donde pasó, pero también con la impresión de que su tiempo no había sido el adecuado.

Ahora vive en Girona, donde trabaja como director de marketing para el equipo femenino de la ciudad. También se ha sacado recientemente el título de entrenador. Aquí tenéis una reciente entrevista con él en la que habla de su época en el León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada