viernes, 27 de julio de 2012

Juan Alberto Espil: Triples desde La Pampa

Reclamo para un Tau-Maccabi de la Euroliga.

Creo que todavía no he escrito sobre ningún jugador argentino. Desde la sentencia Bosman han venido muchos y muy buenos, favorecidos porque la mayoría tiene ancestros italianos. En realidad, el único que no hemos visto por aquí de todos los 'grandes' que ha dado aquel país en los últimos 15 años ha sido a Manu Ginobili. Todos los demás han tenido momentos claves de su carrera en la ACB, que incluso les ha servido de 'test' de fortaleza.

Un pionero de ellos fue en su momento Juan Alberto Espil, al que la 'generación de oro' le pilló ya un poco mayor. De hecho, no estuvo en el equipo que se proclamó campeón olímpico en Atenas-2004. A esas alturas, él ya había triunfado en el Tau durante cuatro años (1996-2000), el equipo que le trajo.

Ultimos tiempos en Argentina.
Su principal característica era el lanzamiento exterior. Un jugador de una muñeca muy afinada al que mejor no darle un metro porque entonces la clavaba seguro. Evidentemente se sintió muy bien entre nosotros. Cuando salió de Vitoria, probó en Italia, pero regresó rápidamente para dejar su impronta en sitios como Badalona, Manresa, Tenerife o Bilbao. Cada vez en un papel más concreto de especialista, sin  tanta responsabilidad como tuvo en el Tau, pero siempre cumplidor.

Debe ser un auténtico vicioso del baloncesto: irse de España con casi 40 años no supuso su retirada. En estos últimos cuatro ha seguido jugando en Argentina en la máxima categoría. Acaba de anunciar su retirada con 44.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada